Trote Continuo

Trotar en forma continúa y uniforme, es trotar sin detenerse  y mantener la misma velocidad durante un tiempo que irá aumentando progresivamente.  Se empieza con 10 minutos de trote  y al final se trota por 12 minutos.
Para evitar la fatiga, se mantiene la frecuencia cardiaca al 70% del máximo (es decir entre 150 a 170 pulsaciones por minuto aproximadamente). El chequeo de las pulsaciones se hace deteniéndose cada tres minutos y se toma el pulso. Si se está por encima de 170 p.p.m, se disminuye un poco la velocidad, si está debajo de 150 p.p.m, se aumenta la velocidad.

 El ejercicio de flexibilidad antes del trote es importante. Permite un corto tiempo sin actividad para que las pulsaciones se regularicen y luego tomar el pulso antes de realizar el trote. Cuando se está trotando y se requiere de más aire, éste debe ser tomado por la boca.




1 comentarios:

Samuel Escalona dijo...

Buen post (y) ;D

Publicar un comentario en la entrada